Nosotros. Ellos.

Acto 1

El vaso de agua. El pez en la pecera. Sobre la mesa el cuchillo. Luz blanca de cocina. Silencio. ―¿Está muerta? ―Todavía no.

Acto 2

Desasosiego y sábanas. Por favor. Unas gotas en el suelo. Exacto. De noche la calle. Calla. Soy un hombre razonable.

Acto 3

Aletargado: Nadie llama ni dice nada. El suelo del pasillo está frío. Ceniza. Colillas sobre la mesa de la cocina. Nadie en el salón. La luz del comedor apagada. Pienso. Dices: «No hay tiempo».

Acto 4

Un cuchillo para cortar la carne. Otro para untar mantequilla. La pica rebosa agua tibia. El ojo negro en el fondo. El ojo negro, hastiado. El ojo negro, asfixia. Muerto. Muerto. Muerto.

Acto 5

Los veintes los treintas se agolpan tras la puerta. La casa queda a solas. El suelo, vacío. Los modos sus modos todos sus modos agotados. A través de la garganta. No se detiene: todo…

Acto 6

El cadáver de una mosca. Nadie tiene intención de recordar cincuenta y tres años. Obrero o nostalgia de mecanismos que se agotan. De la luna a través de los cristales del sótano.

Acto 7

De pronto la puerta abierta: un campo El cielo alquitrán de quince años. Muros. Muros digo. La luz…

Acto 8

Del esternón duro contra el suelo. Las grietas empiezan por baldosas. Ni un murmullo. Ni una gota de sangre. Por la piel después. Por las mejillas hasta los ojos. Ni una lágrima. Nada.

Acto 9

En una habitación: estoy en una habitación. —Estoy en una habitación. Otra de luz clara al final del pasillo: La ventana acaso abierta, mis manos manos.

Acto 10

Estancia ciega, sin aire. Tras el portazo, lenta letanía: murmullo de paredes.

Acto 11

Sobre la mesa el cuchillo sin tenedor la jarra sin agua y el agua derramada. A un lado la silla con el sofá la televisión moribunda la estantería medio vacía. Nadie para la luz enferma de las…

Acto 12

Cae, gota a gota, el rumor remoto del motor por el hueco de la escalera hasta el recibidor en sombra. Puerta con puerta, suelo, paredes y techo de blanco.

Acto 13

Revela la sombra apenas perceptible la pálida reminiscencia que persigue el encuentro de tres planos. Entre el suelo y el techo, poco más que los estertores del radiador.

Acto 14

El acero gira dos mil quinientas revoluciones por minuto accionado por la furia ciega del motor: el gres chirria primero grita después en un escalofrío polvoriento que asola pasillos que escapa de pronto al tragaluz

Acto 15

Trenes de trabajadores y vagones de gente. Ingente comercio de mujeres por el suelo. Una calle de carniceros y otra de padres reducidos. En la mañana helada en la mañana los carros de niños sin niños a través

Acto 16

La silla (la silla, la mesa, el armario). La silla: quito un peso, pongo otro. La ruina después.

Acto 17

La vana fosforescencia resbala por el techo sin tedio ni odio.

Acto 18

Hay una mesa. Hay cuatro sillas. Hay un mueble largo (cajones y cristalera) con televisión. Hay una ventana cerrada y la noche sin estrellas sobre los tejados, en efecto, silenciosos.

Acto 19

Si los perros ladran a la noche, delatan el hueco en las calles. Busco, entre tanto, algo, un nombre: Persisto sobre una imagen sin recuerdo, sobre un recuerdo sin más.

Acto 20

En la lenta agonía de palabras sin gente, se deshace de sus cabellos. Sólo las tijeras quedan sobre el silencio sobre el blanco en azulejos de cuarto de baño.

Acto 21

Frente al espacio en la luz, un puñado de circunstancias con su temblor muertas. Muertas: más muertas. La noción, después, disuelta en ideas. Llueve.

Acto 22

No es tanto el recuerdo como el uso del recuerdo que recuerda. No tanto la sustancia como su reflejo a través de los salones.

Acto 23

Un tono suspendido del techo: bácilos que se retuercen o el brillo de cada mañana sobre las baldosas del suelo.

Acto 24

si significa nunca por siempre, la inmersión, en pocas palabras, se disuelve en saliva. Nudillos y muñones ansían unirse. Blanca, la superfície recoge el rojo.

Acto 25

Sólo la huella de un pie descalzo al final del pasillo. Refiero su nombre contra el aire en bloque.

Acto 26

Un plano contra el cielo. Dos líneas, un vértice o ángulo sin pasión, si azul, curva ordenada.

Acto 27

El vigor del blanco en muros ante la agonía de horizontes: Cielo moribundo cruzado de cables negros o luz en el vaso sobre la mesa: La sed ciega las letras.

Acto 28

Al aire sin luz, murmuran los muros las fórmulas de tensión, geometría y volumen. Al aire quieto. Al aire estabulado.

Acto 29

Rumbo no existe. No existe existir ni no existe. Quieto:

Acto 30

Una cierta forma de dolor aprieta el aire. Nadie hoy ha querido morir. Nadie. Todas las líneas quisieron acercarse.

Acto 31

La luz tos tras tos cae hasta el cieno último de los pulmones.

Acto 32

Piensa en el significado exacto de una cuchara. Calcula la espesura de la bruma. De la sopa. Del sol que los chavales patean contra la pared.

Acto 33

Dos ojos no bastan para hendir el blanco. Soporta un torso desnudo la mano del todo abierta sin voz.

Acto 34

Porno y grindcore. El ullido de la bestia chiva por el pasillo. Por el pasillo un reguero sucio, pegajoso, hacia los dedos de los pies. Fríos. Muertos en lo muerto. Muertos en lo muerto. Muerto.

Acto 35

Pared blanca. Herida de alfileres. Puños. Patadas. La mirada, sobre todo los ojos. Blanco de pared. Blanco de sol. De sombra. Blanco agotado. Dedos cansados. Apretados.

Acto 36

El piar de pájaros pobres, embrutecidos, sobre el remoto tronar de la tormenta. Incapaces del contra, las palabras agotadas van sobre la brisa, por la luz, hasta el estallido de puro blanco…

Acto 37

Carga el cadáver hasta el salón. Lo deja en la silla. Dice algo. Dice sin temblor. Dice por su boca. Los ecos que tienden a nada arrastran consigo toda vibración. Se vacían. Se extinguen. Resta el aire.

Acto 38

La silla por objeto en el minuto quieto, callado, del contra ante los días después meses.

Acto 39

Bien mirado, no hay mirada o rodilla. No son. Rodilla o piedra no pertenecen. Mundo sin mundo: hueso de nadie.

Acto 40

El brillo de años en mármoles sucio, de pronto, de muerte. Muerte de martes por la mañana sucia, sin fuerza.

Acto 41

cielosazulesestrelladoscontraarriba. La fatiga se condensa en blanco de nubes mansas que no van a sitio alguno.

Acto 42

Doce de la noche: nada salvo el aire oscuro en el umbral.

Acto 43

Muere la forma, en principio, horrible de la muerte en las moscas del suelo de casa.

Acto 44

El término del tránisto al cabo del cielo.

Acto 45

No abre la ventana: pared.

Acto 46

Migraña: por encima, la corriente en el ventilador, la percusión de las teclas. Fuera, en la calle, un motor carbura contra la persiana metálica que cede de un golpe antes de que la voz, disuelta en el aire, vuelva…

Acto 47

La luna (en parte) lejos remota en el silencio después de los camiones.

Acto 48

Van las nubes por el cielo. Un coche por la calle. Ladra un perro.

Acto 49

Noche cerrada en tejados Bloques quietos sobre la luz enferma Ventanas Antenas Cables : vuelvo al arrullo del cielo aquel, del viento en las ramas de los grandes abetos, sin palabras.

Acto 50

La muerte apretada contra el suelo : las nubes grises bajo el cielo.

Acto 51

Cruzan lentas las nubes: Cruzan en bloque contra la claridad.

Acto 52

Blanco anegado de cielo, cielo apagado sin luz.

Acto 53

La noche se ha roto (se ha llevado la luz). La calle hierve en agua: la soledad tras el trueno, un hambre de tormenta en las cortinas.

Acto 54

El agosto negro de las tres de la madrugada sugirió una brisa nocturna, helada, sobre el goteo pesado, de nadie.

Acto 55

Brusco, tras las paredes, el rumor remoto de un motor, de pronto, de noche, de pronto…

Acto 56

Llegaron los largos lienzos de blanco y una vieja fatiga mordía su costado.

Acto 57

Frascos cerrados. Potes amontonados. La crosta de pintura en los pinceles. La ventana refiere otro cielo.

Acto 58

Mosca furiosa de grindcore contra una superfície limpia de aluminio blanco y cristal.

Acto 59

Tarde verborreica de lavabos. Cielo plano: Reverberan coches en coches coches coches…

Acto 60

Nada Ládrido de perro Como de nadie Los coches aparcados

Acto 61

Gotas solo en el suelo

Acto 62

paredes la puerta

Acto 63

Surge el mugido de cañerías sin vocales. De algún modo, se extiende por el piso.

Acto 64

Rechazo de cielo: persiana y calor.

Acto 65

indicio de luz moribunda. Azul apenas azul por entre las rendijas.

Acto 66

ese trato diario con la muerte en los huesos. El rastro de unos dedos en la víscera. Humedad. Techos blancos.

Acto 67

nímbico reflejo referido adentro: rayos rompían nubes.

Acto 68

Suponía un vaso sobre la mesa: en el sofá la persona.

Acto 69

Apagada la luz permite el recuerdo de las partes de su cuerpo en la alfombra ―movimientos referidos tardíamente.

Acto 70

en la espera de subterráneos bares sin barra: máquina expende dora de chocolatinas. Luz de fluo rescentes.

Acto 71

Conmigo la luz que se filtra por entre las costillas. Contra mí un puñado de letras palabras

Acto 72

Contorno del negro sobre el negro de la noche sin luna. Silencio de edificios.

Acto 73

Hablan voces con voces. Arriba.

Acto 74

El agua que no cae: el agua clara por el piso. Unos con otros (bajo el techo).

Acto 75

Dijo que no. Bien. No en las paredes. La puerta abierta, el

Acto 76

la lluvia en el claro la noche en derredor

Acto 77

Frente al espejo o contra la ventana: ante la noche ciega un día y otro. Un día

Acto 78

Cielo, de blanco, vacío.

Acto 79

Los pisos, unos sobre otros, las puertas, los cuartos, las habitaciones y ventanas tan sólo ventanas.

Acto 80

Abierta, la ventana llama: llega despacio, descubre el cielo.

Acto 81

horizonte cegado horizonte cegado horizonte cegado horizonte cegado horizonte cegado

Acto 82

Todos mis rostros de una vez: no eran el que fui, no el que era, eran (él, ya otro) el que pudo haber sido.

Acto 83

Nimiedades. Objetos en cajones: sucede un sujeto, se hace la noche.

Acto 84

Por un momento alguien o un reflejo en el reflejo de la ventana.

Acto 85

Busca en mi cielo otro cielo que es suyo y que no está aquí sino lejos. También ella

Acto 86

El calor aprieta las horas sobre las paredes. El aire se agota en las ramas. Moscas.

Acto 87

Malvas del cielo más cables o edificio-edi-ficio-edificio-edi…

Acto 88

No en la mesa. No entre el televisor y la puerta. No por las paredes, mientras tanto.

Acto 89

La ventana abierta. Apenas en alguna parte. Es la luz de una tarde

Acto 90

Es de nuevo la insistencia del muelle en el muelle. Sigue el grifo, que llama al agua, y, sobre un ruido, otro.

Acto 91

No es tanta la multitud de estrellas sobre el negro, lo vacío. Las antenas, chimeneas, los tejados de edificios. Ventanas cerradas, que están por abrir.

Acto 92

Burbujea (tres cientos veinticinco mililitros). Luz blanca, que no limpia, para el lamento sin dolor del enfermo. Tubos, más tubos, de plástico. Falsa pared. Falsa pared más falsa pared…

Acto 93

Trasto viejo lleno de polvo, polvo, polvo. Sea silla, mesilla o arcón, todo sigue en su sitio. Fuera…

Acto 94

El treinta y siete, el treinta y ocho, el treinta y nueve son para no ser. Son (el treinta y cinco, el treinta y seis) para haber sido tan sólo.

Acto 95

No sabe si es ducha o lluvia, ni cuánto tiempo. Las puertas cerradas (arriba y abajo) contienen su protesta. No así la entraña, del todo ciega a las cinco y media de la mañana.

Acto 96

Para la tormenta: trino de pájaros, luz de tarde en la tarde de domingo.

Acto 97

Cefalea. Martes sin apenas lunes. Miércoles. Jueves casi viernes: (Sábado). Cefalea.

Acto 98

Yermos desde el tren. Tierra sin verde (tierra que olvida el verde) y torres metálicas (cables) para más cables sobre el horizonte.

Acto 99

la noche, gota tras gota. La gota, recuerdo de lluvia, una tarde.

Acto 100

Sombra en todo momento. Luz blanca, eléctrica, alrededor.

Acto 101

Moscas pacen en el sofá. Sangre de la nariz. Dos gotas. Tres moscas (cuatro con la de la pierna). Trapo de cocina, muy sucio.

Acto 102

Eones hasta el momento de ver escrito ―tinta sobre papel―: «contra tus cien cuentos».

Acto 103

El hilo tenso del tendedero contra el cielo sucio de estos días. Pinzas, minutos, los barrotes de madrugada. Nadie en las ventanas. Nada, al cabo.

Acto 104

En las casas, fuertemente. Es el paso de la podredumbre, de la florescencia sin fuego que arruina más que las paredes. Nadie grita. En los pisos, fuerte mente.

Acto 105

Noche. Farola en la niebla, niebla en la piedra, piedra que va del suelo al cielo, sin después.

Acto 106

La vida en ausencia o el silencio durante. En la espera de puertas cerradas, de persianas echadas, del techo de día, crece el no, un no rotundo, las horas sin ti.

www.poderna.com

2006-2014