Nosotros. Ellos.

Acto 104

En las casas, fuertemente.
Es el paso de la podredumbre,
de la florescencia sin fuego
que arruina más que las
paredes. Nadie grita.
En los pisos, fuerte
mente.

www.poderna.com

2014