Nosotros. Ellos.

Acto 33

Dos ojos
no bastan
para hendir
el blanco.

Soporta
un torso desnudo
la mano del todo
abierta sin voz.

www.poderna.com

2007-2008