Nosotros. Ellos.

Acto 37

Carga el cadáver hasta el salón.
Lo deja en la silla. Dice algo. Dice
sin temblor. Dice por su boca. Los
ecos que tienden a nada arrastran
consigo toda vibración. Se vacían.
Se extinguen. Resta el aire.

www.poderna.com

2008