Terror y pesadilla del caballo

I

descuida si insisto en la palabra cáncer, si digo muerte a menudo, si crees que persisto en la náusea, en sus muchos vértigos. yo tropiezo en mis huesos. yo, angustia mordida. yo, reflejo descarnado entre los papeles delgados…

II

koch por tus medias y los alaridos tras la puerta. no dejaré que entren. el reichstag arde lentamente. no basta. no me basta con los clavos: los campos están nevados. he dicho que no. basta.

III

dos hervores y una mala tarde tres veces que no está la tapia blanca de cal y la maleza está el cementerio están los cipreses altos y negros o el silencio por tus venas el auxilio a borbotones sobre…

IIII

el tin tineo ve y coge el cuchillo el tin tineo en losas en baldosas ve y coge el cuchillo el tin tineo va en la gota del grifo por las cañerías por el tragaluz ve y coge…

V

una pistola abierta sobre la mesa del salón un salón sombrío y la lluvia en los cristales una navaja abierta en las esquinas de diciembre en los adoquines mojados en los ojos llagados de sal yo los…

VI

la puerta está abierta los pasillos, las orillas todas oye el rumor de la sangre quieto oye el pie menudo de la fresca mañana oye el cielo de luz viva ahí fuera la puerta está abierta los pasillos…

VII

aprisa el yugo y el cepo de mil novecientos doce pronto el mordisco del bacilo los pajaritos (la cacharrería) y los nidos pronto los dientes los perdigones (el plomo) y los alfileres pronto los huesos…

VIII

el pasto. el pasto verdea. los papeles los vientos violentos ¡los papeles! una sacudida. dos. muchas tantas otras y el pulso furioso que gimotea como un crío impotencia. la impotencia…

IX

tras años de espera cieno y cenagal. el aire muerto asfixiado sin vuelo ni altura. tras años de espera tierra de fosa. tierra fresca. negra. otras cenizas por doquier. tras años de espera lodo…

X

portazo portazo portazo los tuyos cabellos muchacha los tuyos cabellos y la luz encendida las llamas todos los fuegos por dentro por dentro la sepultura muge cruje el cadáver…

XI

el caballo el caballo sueña al toro el toro al estoque el estoque el estoque no sueña el caballo lo sabe el toro también estoque estoque y sombra sombra sombra y sueño

XII

el caballo agotado vence pies y cabeza entrega su calavera (alguien por fin apaga la luz extingue el aire) la habitación a solas y la muerte

Diálogo de la niña y el caballo: Preludio

niña si tú supieras montarías en mi grupa no temerías el camino la garganta la llanura que todas las lunas niña todas o ninguna

Diálogo de la niña y el caballo

Noche cerrada. A la orilla de un camino, la niña. El caballo pasa, pasa y se detiene. CABALLO: «Niña, tus manos blancas. Niña, tus pies desnudos. Te has perdido. No hay luna que pueda llevarte. ¿De dónde vienes?».

Diálogo de los corceles negros

Dos corceles negros: altivos y esquivos, impetuosos. Por máscara, blanca calavera equina. Una encrucijada. Lento amanecer y tedio en la copa de los árboles.

Teatro para máscaras

La casa a solas

Mesa alta, redonda. Dos taburetes. Un hombre espera, otro entra. HOMBRE 2: «Siéntate. Tenemos que hablar». HOMBRE 1: «No. No quiero sentarme. Habla». HOMBRE 2: «Han llamado: salen todas esta tarde».

Llanura

Hombre de pie en el centro del escenario. Viste de blanco. Otro hombre sentado en el suelo, al fondo. HOMBRE DE BLANCO: «Subía todas las mañanas a la azotea. Allí, sin paredes ni techo, la llanura. Frente a mí, en todas direcciones, la llanura».

Las aguas quietas

Luz última del día. El hombre solo en el salón solo. Silencio y humo. HOMBRE SOLO: «Nada. No quedan peces en el lago». VOZ DE MUJER: «¿Y qué queda?» HOMBRE SOLO: «Las aguas quietas». VOZ DE MUJER: «¿Cuánto?».

www.poderna.com

2006-2010