Cantos moledanos

CANTO XXVII

Observa a su marido desmoronar los ojosallá arriba en la torre,mientras quita la tierra de las coles, las meteen el capazo, luego, las ordenaen el capazo, luego, coge de nuevo colesy les quita la tierra, de nuevo, luego, mirade nuevo hacia la torre, donde ya no hay almenasen los ojos de torre de su marido en ruinas.Los jóvenes traspasan, sin miraratrás, el arco magnético de unjubilado otoñal y jorobado.Se indigna probremente, tímida-mente,y sigue su trasiego de tortuga.Las risas dellos y Nihil en lasplegarias.