Las marítimas

Égloga IV

Sentadas en un banco frente al puerto

Galatea y Belona, va creciendo

el zócalo violeta de la tarde.

Charlando esperan a Varinia, dan

profundos lametones al helado.

GALATEA

¿Cómo fue por la Loba del Imperio?

BELONA

¿No te molesta tener que ir allí

para cualquier papel, cualquier gestión?

GALATEA

Si te dan el trabajo te tendrás

que mudar, me imagino.

BELONA

que mudar, me imagino. Qué remedio.

GALATEA

¿Cómo fue la entrevista?

BELONA

¿Cómo fue la entrevista? Bien, supongo.

Todo me fue bastante bien, excepto

cuando me preguntaron en inglés,

que el tío era escocés y yo tardaba

en responder.

GALATEA

en responder. ¿Y desde cuándo Escocia

tiene fama en la industria farmacéutica?

BELONA

Nos prometieron más trabajo en Suiza,

pero una buena oferta hay que agarrarla

al vuelo.

GALATEA

al vuelo. ¿De verdad un grado medio

da para tanto?

BELONA

da para tanto? Sí, tú deberías

estudiar algo.

GALATEA

estudiar algo. ¿Yo? ¿Y para qué?

Bastante tengo con la panadería.

BELONA

¿Y ésta dónde estará? ¿Te dice algo?

GALATEA

Sí, que ya está llegando.

BELONA

Sí, que ya está llegando. Ya la veo.

GALATEA

¿Dónde?

BELONA

¿Dónde? Ahí, detrás de los Choqueros.

La muchacha se acerca resbalando

entre los ríos de carritos, entre

los pegajosos pasos de la gente.

VARINIA

¡Hola! ¿Cómo te ha ido la entrevista?

BELONA

Ahora le explicaba a Galatea.

Creo que bien.

VARINIA

Creo que bien. Me alegro mucho, ¿vamos

a tomar algo, o a cenar directa-

mente?

BELONA}Aún no tengo hambre.{GALATEA

mente?

mente? Yo

tampoco.

VARINIA

tampoco. Pues quedémonos aquí

entonces.

BELONA

entonces. ¿Cómo no has bajado en todo

el día? ¿Te has quedado viendo algo?

VARINIA

Llegué tarde y estaba muy cansada…

GALATEA

¡Vaya con la princesa! Yo llegué,

me di una ducha y a vender baguettes.

VARINIA

No he cogido la cama hasta las doce.

BELONA

¿Y qué estuviste haciendo?

GALATEA

¿Y qué estuviste haciendo? Eso, eso.

VARINIA

Tenía un par de mensajes de Marco.

El primero a las cuatro, y el segundo

os lo voy a leer. Mirad, es este:

"¿Qué tal, ja,ja, la noche ya se acaba…

te gustaría ver amanecer

en un sitio especial? En la cabaña

en diez minutos."

GALATEA

en diez minutos." ¡Me dirás que fuiste!

VARINIA

Había ya pasado media hora.

Le pregunté si aún seguía en pie

la oferta. Pero no me contestó.

GALATEA

¿Y entonces?

BELONA}Le llamé.{VARINIA

¿Y entonces?

¿Y entonces? ¡¿Pero qué dices?!

GALATEA

¿Y qué te dijo?

VARINIA

¿Y qué te dijo? Solo "Cala Moma"

y me colgó.

BELONA

y me colgó. ¿Y te acercaste sola?

VARINIA

Al llegar a la Ronda de las Calas

los pies acuchillados, las plantas

desnudas, los tacones en las manos.

La pinaza y las piedras como ascuas

afiladas y frías, la pendiente

punzante y escarpada, las barandas

gélidas, oxidadas y perversas.

BELONA

Aún no entiendo cómo no te fuiste

a casa.

GALATEA

a casa. Déjala y verás por qué…

VARINIA

La pinaza y las piedras y los filos

abruptos, mis talones desahuciados,

el arco de mi pie, jirón de trapo,

pero la luz jugando entre las ramas,

el olor de los árboles, sus ojos,

el levante agitado, sus espaldas,

las raíces, la tierra y su sonrisa…

CORO DE PINOS

Los limoneros azules

que flotan entre las aguas.

Limón marino, limón

azul que unge la mañana.

GALATEA

Parece que le ha dado fuerte.

BELONA

Parece que le ha dado fuerte. Sí,

no sabe lo que dice.

GALATEA

no sabe lo que dice. Sí lo sabe.

VARINIA

Cuando llegué a la Cala Moma nadie

había por allí. Crucé las brasas

de conchas y de chinas y me fui

a sentar en la roca de la orilla.

Dejé colgando los pies, moribundos,

en las aguas rizadas de la playa.

CORO DE PINOS

Limón marino, limón

que flota sobre las aguas.

VARINIA

En la sorda esperanza sólo oía

los ladridos del mar y la tormenta

vacía de los pinos, pero entonces

el relámpago oscuro de una voz

cayó tronando, roto, contra el mar.

GALATEA

En las rocas oscuras de mi mente,

las aguas verdes, su pecho sin fondo,

baten despacio contra mi memoria,

sus aguas verdes, sus hombros fornidos,

sus aguas y su mar contra mis rocas.

VARINIA

Cómo brillaba su cuerpo engullido

por el cielo… mi vista se enroscó

como un toldo gastado y desvaído.

CORO DE PINOS

Limón marino, limón

que flota sobre las aguas.

GALATEA

Tiemblan las rocas de mi cuerpo, baten

sus densas olas contra mi memoria,

sus aguas verdes, sus espumas verdes,

chocando sin cesar contra mis rocas.

VARINIA

Como pistones densos, sus enormes

manos calientes en mis muslos, entre

mis muslos arrollados y acechando

el fresco aroma de mis dulces musgos.

BELONA

Quién me iba a mí a decir que perderíais

al mismo tiempo el juicio, sin remedio…

VARINIA

Despertamos tras una cabezada

cubiertos por el ínfimo rubor

de su estrecha toalla y por el rastro

de arena en nuestra piel, en nuestra cara.