Moledo solo

CANTO XLIV

HA CAÍDO MOLEDO en tu baranda

y tú has creído que eran las vestales

del Tiempo y sus ofrendas.

Porque Moledo en ti son sólo libros

de historia rigurosa y datos ciertos.

Pero Nihil ya corre por las venas

de tu insomnio de Malla y el insomnio

carcomido en las sábanas sin sueño.

Y buscas causas y ergo sum sin norte

y la risa que en todo se te clava

y la luz que perdura pese a todo.

HA CAÍDO MOLEDO y tú has creído

que los derrumbes de otros no te afectan,

que no era para ti todo su peso.

HA CAÍDO MOLEDO y el silencio

se agolpa hacia tus labios traicionada.

No sabes ver de dónde vienen tantas

lágrimas y es tu cara cauce y todo

tu cuerpo envenenado y harapiento,

sin GPS para tantas lágrimas.

HA CAÍDO MOLEDO y tú dejada,

dejada en la cuneta del dolor,

dejada dese trasvivir que llevas,

dejada en una margen de tu vida,

dejada en brazos de los porros porque

ir a terapia es sólo para locos

y piensas en el Tiempo que te golpea,

y en un rencor sin mundo y sin ambages,

en un rencor con nombre y cara y polla,

un rencor al traidor y sus mentiras,

sus mentiras en verso.

HA CAÍDO MOLEDO tras el sueño

y a estas horas ya sabes sin verbo

que todo son habitaciones huecas

y que el Cero respira en todas partes.

HA CAÍDO MOLEDO y aun acaso

digan «Malla no es Malla [eruditos

más que sabios] ni fue torre su torre»

porque están ciegos de crónicas serias

y la historia del cuerpo no les deja

la historia de la carne sin su friso.

Mulop no veneraba al toro sacro

por más empeño y rezos de los otros.

HA CAÍDO MOLEDO en tus esquinas

y tal vez digan «es voz falsa y pretenciosa»

porque yo canto a sordas por Moledo,

pero no es menos real esta caída

por más que sea un mito de mi cuerpo.

A estas horas todos ya lo saben,

HA CAÍDO MOLEDO.